Vinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.x

Mazda CX-5, un SUV familiar pero el zoom-zoom al volante no se ha ido

Para 2016, Mazda CX-5 llega con una actualización sutil en el exterior, y una más completa en el interior. Sus fortalezas las encontramos en la calidad de armado, los motores que ofrece, su manejo y los materiales de su interior.
Mantiene esa carrocería curvilínea que la hace ver robusta, y una serie de detalles interesantes, como los rines en dos tonos y los rieles sobre el techo, que contrastan muy bien con los colores que se ofrecen para la carrocería.
Si bien el diseño es subjetivo, esta SUV muestra una buena dosis de deportividad al verla. No está tan orientada a un look demasiado futurista, ni entregada por completo a uno de corte familiar; tiene más tintes de dinamismo de principio a fin de su carrocería.
Al abrir la puerta, nos encontraremos con un lugar agradable para pasar las horas que viviremos atrapados en el tráfico, o siendo más optimistas, las horas que pasemos al viajar en carretera.
En el volante podremos encontrar controles de audio al volante y navegación de la computadora de viaje. Todo dispuesto de una manera ergonómica que te facilitará encontrar el botón que desees, sin tener algunas ubicaciones extrañas como los botones para contestar el teléfono en los postes inferiores del volante.
El cuadro de instrumentos es minimalista, y únicamente despliega la información necesaria. Si pasamos a la consola central, nos encontraremos con un sistema de infotenimiento, podemos conectar nuestro smartphone vía Bluetooth o USB, reproducir CD, MP3 o introducir una tarjeta SD.

Una nueva palanca de velocidades que deja atrás el escalonamiento y dos perillas que nos permitirán controlar el sistema de infotenimiento, especialmente cuando está movimiento ya que al acelerar se bloquea la función táctil de la pantalla.
En cuanto a espacios para guardar objetos, tendremos una gran variedad de lugares de diferentes tamaños, en donde podremos llevar celulares, llaves, monedas y varios objetos más que encontrarán lugar dentro del CX-5. En la cajuela tendrás un lugar muy amplio para cargar cosas, mismo que puede crecer hasta los 1,774 litros al abatir los asientos traseros.
Manejar el CX-5 es una experiencia de varios matices. Le puedes exigir al motor y te responderá bien; cruzarás por calles en mal estado, y no sentirás cómo se comprime tu columna en el impacto con los baches; tendrás en casi todo momento un aislamiento acústico que de verdad se agradece pues te puedes escapar del sonido de los claxons. Viaja tranquilo.
La Mazda CX-5 tiene muchas cualidades dentro y fuera. Su motor es uno de los más potentes del segmento, y en conjunto con su suspensión y dirección, te pueden ofrecer un manejo verdaderamente interesante.
Entonces, si buscas un SUV que tenga por prioridad un manejo ágil, buenos materiales y equipamiento, el CX-5 es tu opción.